Éfeso Turquía – Las ruinas de Éfeso en Turquía 🏛️
Efeso Turquia

Éfeso Turquía 🏛️

Éfeso era una antigua ciudad portuaria cuyas ruinas bien conservadas se encuentran en la actual Turquía. La ciudad fue considerada la ciudad griega más importante y el centro comercial más prominente de la región mediterránea. A lo largo de la historia, Éfeso sobrevivió a múltiples ataques y cambió de manos muchas veces entre los conquistadores. También fue cuna y refugio de los primeros cristianos  y hasta el dia de hoy continúa siendo un importante sitio arqueológico y destino de peregrinación cristiana.

También te pueden gustar estos artículos de nuestro blog:

📌 Kusadasi Turquía

📌 Playas en Kusadasi 

📌 Por qué deberías ir a Pérgamo

¿Dónde se encuentra  Éfeso?

Éfeso se ubica en la costa occidental de la actual Turquía, donde el mar Egeo se encuentra con el antiguo estuario del río Kaystros, a unos 80 kilómetros al sur de Esmirna, Turquía.

Según la leyenda, el príncipe jónico Androclos fundó Éfeso en el siglo XI A.C. esta historia cuenta  que mientras Androclos estaba buscando un nuevo asentamiento griego, consultó los oráculos de Delfos para obtener orientación y estos  le respondieron que un jabalí y un pez le mostrarían la nueva ubicación.

Un día, cuando Androclos estaba friendo pescado, un pez salió de la sartén y cayó en unos arbustos cercanos. Una chispa iluminó los arbustos y desde ahí salió un jabalí. Al recordar la sabia respuesta  de los oráculos, Androclos construyó su nuevo asentamiento donde estaban los arbustos y lo llamó Éfeso.

Otra leyenda dice que Éfeso fue fundado por  una tribu de guerreros, y que la ciudad lleva el nombre de su reina, Éfesia.

Tours a Éfeso

Tour de Éfeso y la Casa de la Virgen María desde Esmirna

El Templo de Artemisa El Templo de Artemisa fue disparado y destruido por los partidarios de la oligarquía en 356

Tour a Éfeso desde Marmaris (Dia Completa)

Excursión a Éfeso desde Marmaris Una de nuestras primeras paradas será una visita al pequeño y encantador pueblo de Selchuk.

Tour a Éfeso y la Casa de la Virgen María desde Kusadasi (Día Completo)

Vedius Gymnasium Éfeso Vedius Gymnasium es uno de los edificios mejor conservados que se pueden ver en Éfeso. Fue construido

Templo de Artemisa en Éfeso

La mayor parte de la historia antigua de Éfeso no está registrada y la que se encuentra disponible está incompleta. De lo que si se tiene información, es que en el siglo VII A.C. Éfeso cayó bajo el dominio de los reyes de Lidia y pasó a convertirse en una ciudad próspera donde, tanto hombres como mujeres, disfrutaban de igualdad de oportunidades. También fue el lugar de nacimiento del famoso filósofo Heráclito.

El rey Lidio Croesus, que gobernó desde 560 A. C. a 547 A. C., fue famoso por financiar la reconstrucción del Templo de Artemisa en Éfeso. Diosa de la caza, la castidad, el parto, los animales salvajes y el desierto. Fue una de las deidades griegas más veneradas

Excavaciones posteriores han revelado que otros 3 templos precedieron al construido por Croesos.

En 356 a. C., un hombre enloquecido llamado Herostratus quemó el Templo de Artemisa, ante lo cual los efesios reconstruyeron el templo y lo hicieron  aún más grande. Se dice que esta construcción era cuatro veces más grande que el Partenón y le hizo ganar el título de una de las Siete Maravillas del Mundo.

Posteriormente el templo fue destruido nuevamente y nunca se volvio a  reconstruir. Hoy quedan pocos restos de él y algunos de ellos se encuentran en el Museo Británico, incluida una columna con la firma de Croesus.

Lisimaco

En 546 A. C., Éfeso cayó bajo el dominio del Imperio Persa, junto con el resto de Anatolia. Éfeso continuó prosperando incluso cuando otras ciudades jónicas se rebelaron contra el imperio persa.

En 334 A. C., Alejandro Magno derrotó a los persas y entró en Éfeso. Después de su muerte en 323 A. C., uno de sus generales, Lisímaco, se hizo cargo de la ciudad y le cambió el nombre a Arsineia.

Lisímaco trasladó  Éfeso a dos millas de distancia y construyó un nuevo puerto y nuevos muros defensivos. Sin embargo, el pueblo efesio no se movió y permaneció en sus hogares hasta que Lisímaco los obligó a mudarse. En 281 A. C.,finalmente Lisímaco fue asesinado durante la Batalla de Corupedium y la ciudad volvió a llamarse Éfeso nuevamente.

En 263 a. C., Éfeso cayó bajo el dominio egipcio junto con gran parte del Imperio seléucida. El rey Antíoco III recuperó Éfeso en 196 A.C Sin embargo, después de ser derrotado en la Batalla de Magnesia seis años después, Éfeso cayó bajo el dominio de Pérgamo.

Éfeso bajo el dominio romano

En 129 a. C., el rey Attalos de Pérgamo dejó Éfeso al Imperio Romano en su testamento y la ciudad se convirtió en la sede del gobernador romano regional. Las reformas de César Augusto llevaron a Éfeso a su época más próspera, que duró hasta el siglo III d. C.

La mayoría de las ruinas efesias, tales como el enorme anfiteatro, la Biblioteca de Celso, el Ágora y los acueductos fueron construidos o reconstruidos durante el reinado de Augusto.

Durante el reinado de Tiberio, Éfeso emergió como una ciudad portuaria. Se abrió un distrito comercial alrededor del año 43 A.C. para atender las enormes cantidades de mercancías que llegaban o salían del puerto artificial y de las caravanas que viajaban por la antigua Ruta Real.

Según algunas fuentes, Éfeso era en ese momento solo superado por Roma como centro cosmopolita, cultural y comercial.

Cristianismo en Éfeso Turquía

Éfeso jugó muy importante en la difusión del cristianismo. A partir del siglo I D. C., cristianos destacados como San Pablo y San Juan visitaron y condenaron los cultos de Artemisa, ganando muchos conversos cristianos en el proceso.

Se cree que María, la madre de Jesús, pasó sus últimos años en Éfeso junto con San Juan. Su casa y la tumba de Juan se pueden visitar allí actualmente.

Éfeso se menciona varias veces en el Nuevo Testamento, y se cree que el libro bíblico de Efesios, escrito alrededor del año 60 D. C., se trata de una carta de Pablo a los cristianos de Éfeso, aunque algunos estudiosos ponen en duda la veracidad de esta teoría.

No todos los efesios estaban abiertos al mensaje cristiano de Pablo. El Capítulo 19 del Libro de “Hechos” cuenta sobre un motín iniciado por un hombre llamado Demetrio, quien hizo monedas de plata con la imagen de Artemisa.

Cansado de los ataques de Pablo contra la diosa que adoraba, y preocupado de que la difusión del cristianismo arruinaría su oficio, Demetrius planeó un motín y atrajo a una gran multitud para volverse contra Pablo y sus discípulos. Sin embargo, los funcionarios efesios protegieron a Pablo y a sus seguidores y, finalmente, el cristianismo se convirtió en la religión oficial de la ciudad.

La decadencia de Éfeso

En 262 D. C., los godos destruyeron Éfeso, incluido el Templo de Artemisa. Se llevó a cabo una restauración de la ciudad, pero nunca volvió a recuperar su esplendor. En 431 D. C., se celebró un concilio en la Iglesia de Santa María,donde se confirmó a la Virgen María como la madre de Dios.

El emperador Teodosio borró todos los rastros de Artemisa durante su reinado. Prohibió la libertad de culto, cerró las escuelas y los templos y le quitó a las mujeres muchos de los derechos que habían conseguido antes. El Templo de Artemisa fue destruido y sus ruinas se utilizaron para construir iglesias cristianas.

Durante la era bizantina, Constantino el Grande declaró al cristianismo la religión oficial de toda Roma e hizo de Constantinopla la capital del Imperio Romano del Este. Esto dejó a Éfeso, una ciudad que ya se enfrentaba a la decadencia debido a la acumulación de fango en su puerto, a tener que defenderse cada vez más por sí misma.

La ciudad dependía en gran medida de sus lugares de culto icónicos para atraer visitantes para apoyar su economía en dificultades. Aún así, Éfeso era una ciudad portuaria con un puerto deteriorado y solo había mucho por hacer para mantenerlo literalmente a flote.

En los siglos VI y VII d.C., un gran terremoto y el continuo declive del puerto dejaron a Éfeso como una pálida sombra de la ciudad que solía ser, y las invasiones árabes obligaron a la mayoría de la población de Éfeso a huir y comenzar un nuevo asentamiento. Éfeso continuó deteriorándose, aunque experimentó un breve período de crecimiento y construcción bajo el dominio de los turcos selyúcidas en el siglo XIV.

El Imperio Otomano tomó el control final de Éfeso en el siglo XV; Sin embargo, la ciudad estaba en una situación desesperada, su puerto prácticamente inútil. A finales de ese siglo, Éfeso fue abandonado, dejando su legado a los arqueólogos, historiadores y los miles de visitantes que acuden a la región cada año para ver las antiguas ruinas.

Excursiones a Éfeso desde Estambul

Tour del Mediterraneo al Egeo (8 días)

Antalya - Pamukkale - Efeso - Kusadasi (martes)

3 mares de Turquía (10 días)

Estambul - Capadocia - Antalya - Pamukkale - Efeso - Bursa (lunes)

Turquía Fantastica (8 días)

Estambul - Ankara - Capadocia - Pamukkale - Éfeso - Kusadasi - Partida (Cada sabados y martes)

Comentarios

Deja un comentario